lunes, 23 de marzo de 2015

Grandes huesos fósiles, mitos y leyendas de gigantes (6)

Por Heraclio Astudillo Pombo. Universitat de Lleida

Los gigantes en los mitos y en la literatura de la antigüedad (4ª parte)


Gigantes en las creencias y tradiciones del Próximo Oriente (1)

Los gigantes en la mitología hebrea (1)

Posiblemente, el hallazgo casual de grandes huesos fosilizados y de algún tipo de construcciones ciclópeas, por parte de los antiguos israelitas, antes y durante su largo periplo migratorio de ida y vuelta desde su patria pobre, hasta el esplendoroso Egipto y de retorno hasta alcanzar y conquistar la "Tierra Prometida", fueron dos hechos observados por los antiguos israelitas, en diversas ocasiones y en lugares distintos, durante su largo itinerario de 40 años. Tales observaciones y sus correspondiente interpretaciones míticas debieron suceder en diversos lugares y momentos cronológicos, distribuidos a lo largo del recorrido y del tiempo de su migración. 


Tres tipos de elefantes de la antigüedad cuyos restos óseos, fosilizados, dieron origen a creencias míticas y relatos legendarios  relacionados con gigantes, en diversos lugares de las costas mediterráneas, orientales. 
En medio el Elephas antiquus, a la derecha el E. mnaidriensis y a la izquierda el E. falconeri, dos elefantes insulares enanos.
Imagen: Palaeobiology Research Group

En una primera fase estarían los sucesos del tipo mencionado, sucedidos en las tierras de la antigua Palestina, de donde eran originarios los antiguos hebreos, hasta las del antiguo Egipto, en donde los emigrantes habrían acabado como esclavos. En una segunda fase estarían los sucesos del tipo mencionado, sucedidos durante el tiempo e itinerario de la migración de retorno, realizada en sentido inverso, después de su huida de Egipto, la travesía de territorios enemigos y la conquista de la "tierra prometida". 

El hecho de que los hallazgos de grandes huesos fosilizados y de algún tipo de construcciones ciclópeas hubieran sido interpretados míticamente, no plantea ningún problema, pues este tipo de interpretaciones ya había sucedido antes y sucedería más tarde en el seno de otras culturas orientales u occidentales, en circunstancias semejantes y situaciones equivalentes. Como ya se ha dicho en ocasiones anteriores, la falta de conocimientos paleontológicos y de perspectiva regional o global, impedían una interpretación correcta y facilitaban una interpretación incorrecta. 


Las interpretaciones míticas y legendarias de antiquísimos hallazgos paleontológicos por parte de los antiguos israelitas, habrían dado origen a breves narraciones mitico-legendarias que, con el paso del tiempo, se habrían trasmitido oralmente de generación en generación, sofisticándose el relato y magnificándose las dimensiones de todo lo relacionado con los gigantes, además de irse extendiendo, geográfica y socialmente, adquiriendo esos relatos legendarios lustre y credibilidad. 

"El racimo de la Tierra de Promisión", pintura, al óleo, de Matías de Arteaga y Alfaro (1690-1). Iglesia del Sagrario, Sevilla.
Los exploradores israelitas Josué y Caleb retornan de tierras de gigantes, con un racimo gigantesco robado en una de sus viñas.
Imagen: Josué

Posteriormente, las primitivas narraciones, orales, habrían sido recogidas por escrito, pasando a formar parte de diferentes textos míticos, de tipo fundacional y sagrado, justificativos de los derechos territoriales propios del antiguo "Pueblo de Israel". 

Los mitos cosmogónicos hebreos constituyen el primero de los Libro Sagrado de los antiguos israelitas, denominado Libro del Génesis, cuya versión cristiana puede encontrarse y si se quiere consultarse en su capítulo homónimo, dentro de la Biblia cristiana. Si se consulta se puede comprobar que además del antiquísimo mito de la creación divina de todo el universo y del mundo terrenal, en particular, incluida la creación de la raza humana, también se explica el mito del origen de los gigantes, como producto de unas relaciones "raciales y culturales" inapropiadas entre mujeres humanas y unos seres alados de aspecto masculino, y capacidades sobrehumanas. 


Pintura en que se representa, artisticamente, el mito de la seducción de una "hija de los hombres" por un ser alado, sobrehumano, "hijo de dios", el fruto de cuya relación sexual, prohibida, serían los gigantes.
Imagen: The Nephilim

Es muy posible que la mentalidad mágica, generalizada, propia de las sociedades de las épocas antiguas, comportase la mitificación de los paradisíacos tiempos edénicos y post-edénicos, desconocidos por su verdadera antigüedad, comportando la magnificación de las dimensiones y capacidades sobrehumanas de las primeras generaciones de seres humanos en una supuesta Edad Dorada, de la primera etapa de la Humanidad. También de otros seres que se suponía que entonces convivieron con ellos y que protagonizaban los relatos míticos más antiguos: los primeros seres humanos, los ángeles, los demonios, los gigantes humanoides, ciertas bestias únicas, raras o extintas, etc., con las que se pretendía explicar la historia de la nación y el origen de los derechos del pueblo de Israel.

Según la antigua mitología hebrea, las primeras generaciones de humanos de la antigüedad, más primordial y por ello más mitificada, habrían vivido en unas condiciones ambientales  paradisíacas, en medio de una naturaleza que generaba, en enorme abundancia, sabrosos y nutritivos alimentos y en consecuencia, los humanos de aquellos tiempos amables y benéficos habrían alcanzado alturas mucho mayores y vidas más longevas que las de los humanos comunes, propios de los tiempos posteriores. Estas creencias se justificaban en una teoría muy extendida y compartida por otras muchas culturas, según la cual la naturaleza, a imagen de los seres vivos, pasaba por tres etapas vitales, es decir, envejecía con el paso del tiempo. En consecuencia, desde el principio de la creación del mundo, la vitalidad y fuerza generativa de la naturaleza, habría ido disminuyendo, progresivamente, con el resultado de que la raza humana, como todos los demás seres viviente, habrían ido degenerando, poco a poco, y como consecuencia habría ido disminuyendo en estatura, vigor y longevidad. 


Representación pictórica de las supuestas características y condiciones, paradisíacas, del mítico jardín del Edén, donde vivieron las primeras personas creadas por Dios. "Adán y Eva en el Paraíso Terrenal", de Peter Wenzel (1745-1829). Museos del Vaticano
Imagen: El Paraiso 

Según ciertas fuentes mitológicas, hebreas, basadas en el ideal e imaginativo "principio de las edades de la naturaleza", Adán habría medido 4,5 m. de altura y Noé 3,6 m. Por consiguiente, si se compara al padre de la humanidad y al de Israel, con la gente 'moderna', común que puede alcanzar solo 1,8 m., de altura, es evidente que las primeras generaciones humanas habrían pertenecido a unas antiguas razas de gigantes. Según estas creencias míticas, la raza humana habría ido menguando, progresivamente, con el paso de los siglos, respecto de aquellos que fueron los primeros pobladores humanos de la Tierra, en los inicios de la historia humana. 
Además, en concordancia con las dimensiones mastodónticas de los personajes más antiguos de la humanidad, las mismas fuentes míticas decían que Adán habría vivido hasta los 930 años,  que Matusalén había alcanzado los 969 años y que Noé murió a los 950 años...

Gráfico moderno, realizado para poner en evidencia la gran estatura de los hombres antiguos, en comparación con la de los actuales-



Los gigantes en La Biblia.

La Biblia cristiana, es una herencia hebrea, lógica y natural, en una religión surgida a partir de una secta judáica, "El Libro de los libros" de los cristianos recoge las mismas narraciones que contenían los libros sagrados de los hebreos que recogían los mitos de los israelitas. 

En el Libro del Génesis, capitulo 6, versículo 4 dice:
"Por aquel entonces había nefalim o nefilim (nombre de una raza de gigantes) en la Tierra, y también los hubo después de que los hijos de Dios se unieran a las hijas de los hombres y ellas les dieron hijos: éstos fueron los gibborim, una raza de superhombres que fueron los héroes de la antigüedad, hombres famosos. "

El relato bíblico, algunos versículos más adelante, sugiere que los "gigantes antediluvianos", al igual que otros seres, humanos y animales de aquello tiempos antiguos, considerados indeseables por su gran impiedad o por su enorme maldad, fueron exterminados por las aguas purificadoras del Diluvio Universal que envió Yavé para hacer desaparecer sus razas de la faz de la Tierra, al quedar todo el mundo cubierto por las aguas.

Grabado de Gustave Doré, representando una dramática escena del Diluvio, en la que un grupo de desesperados intentan encaramarse sobre una solitaria peña, aún no cubierta por las aguas diluviales
Imagen: Flood myth 

- Sabiduría 4.6"Así también, al comienzo, cuando murieron los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo se refugió en una balsa (el Arca de Noé) que, conducida por tu mano (la de Yahvé), dejó al mundo la semilla de una nueva humanidad".



Los gigantes que sobrevivieron al Diluvio Universal (1)

Pero parece ser que, a pesar de los catastróficos efectos del Diluvio Universal, no se acabó totalmente la estirpe de los gigantes, pues según otros relatos recogidos por el Antiguo Testamento, se hace evidente que existieron diversos "gigantes postdiluvianos". Pues aparecen protagonizando diversos episodios, más o menos, memorables para los israelitas de aquellos lejanos tiempos, los cuales los situaron habitando en lugares diversos del Oriente Próximo, por los que ellos pasaron de camino hacia la Tierra Prometida, despues de la Huida de Egipto. 
Aquellos "gigantes postdiluvianos", excepcionales, sobrevivientes al castigo divino aparecen citados en distintos libros antiguos, de los que, en conjunto, componen la Sagrada Biblia, tales libros y pasajes, en los que se menciona a los gigantes postdiluvianos, son los siguientes:

Gráfico moderno, realizado a partir de las descripciones de diversos autores antiguos, con finalidad comparativa. De izquierda a derecha: un chico judío, antiguo, normal; el gigante Goliat (según los datos recogidos en la Septuaginta, los Rollos del Mar Muerto y Josefo), el gigante Goliat (según los datos recogidos en Símaco, la Vulgata, y el Texto Masorético) y Og, el rey gigante del reino de Bashán
Imagen: remain of giants 

- Génesis 14.5: "En el año decimocuarto vino Quedorlaomer con los reyes que estaban de su parte y derrotaron a los refaítas (nombre de una raza de gigantes) en Astarot Karnaim, a los zuzitas (nombre de una raza de gigantes) en Ham, a los emitas (nombre de una raza de gigantes) en Save-quiriataim."

 Números 13.33: Cuando Moisés envió espías a la tierra de Canaán, regresaron con la noticia de que allí habitaban gigantes: "Vimos allí nefilim (nombre de una raza de gigantes), de la estirpe de Anac, (ancestro de los anakim, una raza de gigantes). En comparación con ellos, a nuestro parecer, nosotros éramos como langostas, y así les parecíamos nosotros a ellos."


Continuará

lunes, 2 de marzo de 2015

“Huevos de serpiente y lenguas de dragón” (21) (Schlangeneier und Drachenzungen)

Fósiles usados por la medicina popular y la magia defensiva, antes de 1950, en Austria y algunas zonas limítrofes, de países vecinos (Continuación, 19ª parte) 


El Dr. Julius Georg FRIEBE, del Museo de la Naturaleza del estado federal de Vorarlberg (Vorarlberger Naturschau), en Dornbirn (Austria), es el autor del texto original, en alemán.

Heraclio ASTUDILLO-POMBO, del Dept. de Medi Ambient i Ciències del Sòl, de la Universitat de Lleida, ha realizado a la traducción y adaptación, al español, del texto original, alemán, así como la elección de todas las imágenes ilustrativas, de los comentarios explicatorios y de los diversos enlaces, con documentos relacionados, existentes en Internet 



Creencias y prácticas populares relacionadas con algunos tipos de fósiles, considerados como “piedras curativas” (Heilsteine) o “piedras protectoras” (Schutzsteine) (Continuación, 16ª parte)



Las “estrellas de piedra” o “piedras estrella” (Sternsteine


Además de los crinoideos fósiles que tienen las placas del “tallo” o columna peduncular, de forma cilíndrica y de sección circular,  que ya fueron tratados en una entrada anterior de este blog,  publicada el 9 de diciembre de 2014, existen otros tipos de crinoideos que tienen las placas columnares de forma prismática y de sección pentágonal e incluso de estrella de cinco puntas. 


Aspecto, hermoso y sorprendente, de la figura en relieve presente la superficie articular, de un artejo individualizado, del tallo peduncular de un crinoideo, de 1 cm. de diámetro.  Correspondiente a un ejemplar de la especie Pentacrinus basaltiformis, del Jurásico inferior (Sinemuriense)  procedente de Attert, en Bélgica.
Imagen: Le blog de floours 59

Antiguamente, las placas, individualizadas del tallo fosilizado de algunas especies de crinoideos, de sección estrellada fueron consideradas, como una imagen o representación terrestre de las estrellas celestes que se habían formado por la influencia mágica de los astros. Por tanto, según las lógica de las creencias de la magia simpática, este tipo de extrañas piedrecitas serían capaces de influir  sobre la buena “estrella” celeste del portador. Se suponía que este tipo de "piedras estrella" o "estrellas petrificadas" poseían la virtud de ser capaces de atraer hacia sus poseedores o portadores la buena suerte, situación que era muy ventajosa para conseguir alcanzar el exito en todos sus proyectos personales, con mucha menos dificultad que si no se poseyera este tipo de curiosos amuletos naturales.


Fragmentos prismáticos de tallos de crinoideos del género Pentacrinus, de sección estrellada, formados por apilamientos de grupos de artejos individuales. También hay algunos artejos individualizados con la tipica forma de "estrella de cinco puntas" 
Imagen: SAMPUZ

En Alemania y Austria, este tipo de piedras de forma estrelladas, resultaban muy poco frecuentes, su rareza, determinó que su conocimiento no pudiera tener una amplia distribución geográfica y que, por tanto, su uso como piedras curativas (Heilsteine) estuviera bastante localizado, aunque el comercio pudo distribuir "piedras estrella" procedentes de otras regiones e incluso importadas del extranjero. Pues, se han podido encontrar algunas antiguas recetas para elaborar remedios medicinales, en los que las “piedras estrella” figuraban como el ingrediente principal. 


Portada del libro de Anselmo Boecio "Le parfaict ioaillier, ou, Histoire des pierreries" subtitulado "où sont amplement descrites leur naissance, iuste prix, moyen de les cognoistre, & se garder des contre-faites, facultez medecinales, & proprietez curieuses
Esta edición, en francés, se publico en 1644 y aumentó mucho su fama y la popularidad de sus recetas, basadas en las virtudes maravillosas de determinadas "piedras" "preciosas".
Imagen: Captura de pantalla en Archive org

Tales recetas aparecían en el libro de un médico belga llamado, Boetius De Boodt (c1550 - 1632), tanto el autor como su manual de litoterapia, fueron muy famosos en su época y aun posteriormente. Debido a que sus pacientes pertenecían a la realeza y a la aristocracia de toda Europa, cosa que hacía confiar en la efectividad de sus recomendaciones salutiferas. 
Cierta vez que alguien le preguntó, a Anselmus de Boodt, sobre la efectividad de los remedios que recetaba a sus pacientes, él le contestó sarcásticamente que “En verdad, los remedios no son, ni más ni menos, que lo que el comprador espera conseguir de su uso." 

Los casos de recetas que se citan a continuación, han sido extraídos del tratado de litoterapia escrito por el médico belga Boetius De Boodt (c1550 - 1632) y ponen de manifiesto en uso medicinal, supersticioso, en Europa durante el siglo XVII, de las placas fosilizadas de forma estrellada, procedentes del pedúnculo de ciertos géneros de crinoideos fósiles

"Un preventivo muy efectivo contra el contagio de la peste (1), se consigue, tomándose cuatro “piedras estrella” de 1”grano”, pulverizadas y mezcladas con agua." 
El "grano" era una unidad de peso, antiguamente, usada por los boticarios: 1 grano = 0,06 a 0,07 gramos


Dibujo de L. Sabatelli, grabado al aguafuerte, representando las dramáticas condiciones, en las calles de la ciudad de Florencia, durante la epidemia de peste negra ocurrida en en 1348. Inspirado en el relato realizado por Bocaccio en su famosa novela El Decameron. 
Imagen: A comparative world history of pandemics


"Un remedio preparado con “piedras estrella” sirve para expulsar del cuerpo las lombrices intestinales (2) y, también, para protegerse contra la infección instestinal por gusanos redondos" (3).

"Las “piedras estrella” se usan en la preparación de remedios para limpiar de impurezas los pulmones, el hígado y la sangre. 
También sirven para eliminar los temblores de las extremidades (4) y prevenir los ataques de apoplejía (5). "

"Una "piedra estrella", colgada en el techo de la sala de banquetes, sirve para hacer que los venenos que puedan estar contenidos en los alimentos o bebidas, se vuelvan inocuos en esa habitación y que, por tanto, resulten  inofensivos para los comensales. (6)


Ambiente en un banquete principesco, durante la época del Renacimiento, la mayor parte de los comensales, más importantes, no sin motivo, podían temer sufrir envenenamiento en el transcurso de estas reuniones gastronómicas.
Imagen: 
John of Gaunt dining with the King of Portugal.


Adoptar la medida preventiva, mencionada, es muy sencillo y puede resultar de mucha utilidad para proteger a aquellas personas, débiles o sensibles, que pudieran resultar envenenadas, con más facilidad, o sanar a las que hubieran podido ingerir el veneno, antes del banquete."
 (Citado por Abel, 1939)



Notas del traductor

Las "piedras estrella" también fueron conocidas, entre la gente culta, con los nombres de origen griego y latino: Asterias y de Astroites. Debido a la creencia de que su rara forma y origen eran el resultado de una imitación mineral, inducida "simpáticamente" por la forma, influencia y virtud características de algunos astros del firmamento nocturno: las estrellas. 


Acúmulo de artejos individuales de Pentacrinus sp. con su característico aspecto de pequeña estrella petrificada.
 Fotografía original de Josep Armengol Bonmatí
Imagen: Món macro-fossil: Crinoïdeus

1- El término genérico peste se refiere a cualquier enfermedad contagiosa y grave que causa gran mortandad en los hombres o en los animales. Como las condiciones higiénicas y sanitarias, en la antigüedad, eran muy deficientes, la palabra podría referirse a epidemias de gripe, cólera, tifus, viruela, etc....
También podría aludir a la Peste negra o peste bubónica que fue la pandemia de peste más devastadora en toda la historia de la humanidad, afectando a Europa y Asia en el siglo XIV y eliminando a más de cien millones de seres humanos. Alcanzando en  Europa su punto máximo de incidencia entre 1347 y 1352, matando un tercio de la población continental.  Aunque Diane Zahler estima que la mortandad pudo eliminar el 50%, quizás el 60%, de los europeos de la época, es decir, murieron unos 50 de 80 millones de personas de una población total de entre 100 y 120 millones.


2- Pequeños gusanos nemátodos, parásitos del intestino grueso humano, de la família de los oxiúridos

Esquema representando ciclo de vida de la lombriz intestinal común o Enterobius vermicularis 
Imagen: Wikipedia

3- Gusanos nemátodos, de tamaño mediano, parásitos del intestino grueso humano, de la família de los ascáridos

4- Es posible que se refiera a enfermedades neurodegenerativas que afectan el control de las extremidades, tales como la corea de Sydenham y la corea de Huntington aunque no descartamos que pudiera incluir el mal de Parkinson

5- Aparición de accidentes cerebro-vasculares graves que suponen la suspensión más o menos completa, y por lo general súbita, de algunas funciones cerebrales, debida a la aparición de hemorragia, obstrucción o compresión de una arteria del cerebro.

6- Se constata que, de forma semejante a como se hizo con las piedras lengua o  glossopetrae (Véase la entrada dedicada a este tipo de objetos mágicos, publicada el 29 de enero de 2014) también se consideró y usó a las “piedras estrella” como preventivo contra los envenenamientos alimentarios, producidos accidentalmentee o intencionadamente. 

Las creencias populares sobre las virtudes salutíferas, maravillosas, de las piedras poco comunes, todavía siguen vigentes entre amplias capas de la población europea en la actualidad. Como demuestra el fisgoneo por internet, sobre la venta de piedras-amuletos, piedras-medicina, Consejos de webs esotéricas y los foros litoterápicos. 

Producto esotérico-paleontológico ofrecido por Internet, consistente en una sola "piedra estrella", dentro de una cajita de plástico,  vendido por el módico precio de 14,90 €
Según el prospecto los ejemplares ofrecidos proceden del Triásico del sur de Alemania
Imagen: Naturwunder (Schönes & Seltenes Gruppe)

Entresacamos y traducimos, del alemán, tres párrafos del prospecto que acompaña el producto que aparece en la imagen anterior, por haberlos considerado como atractivos para la atención y el interés de compradores supersticiosos y crédulos:

 "Como puede verse en los muchos nombres que se dio a estas piedras, con frecuencia relacionadas con la felicidad y la protección,  usadas como amuletos protectores contra la brujería, los demonios y fantasmas o el miedo y el terror."

"Hasta bien entrado el siglo 20,  las "piedras estrella" estaban disponible en las farmacias  europeas, enteras no en polvo y se recomendaba su uso contra las picaduras de animales venenosos, los mareos, el miedo, los temblores de las extremidades, entre otros..."  

"Los lirios de mar fósiles suelen ser utilizados en la medicina tradicional china como un producto en polvo." 

Cómo ya sabe la gente sensata, la "magia verdadera"no existe, lo que parece mágia es ilusionismo y a veces engaño con mala fe o estafa. A pesar de la insistencia verborréica de las teorías y productos homeopáticos y los cuentos de los fabricantes y vendedores de artilugios milagrosos, por lo tanto, debe suponerse que los efectos beneficiosos conseguidos con el usos de estos remedios paleontológicos son ilusorios o son por "efecto placebo" debido a que actuan sobre males imaginarios, de origen no orgánico, sino psicogénico... Pero para casos de enfermedades infecciosas y parasitárias, más o menos graves, esperar la prevención y/o la curación, es una pura ingenuidad producto de la ignorancia absoluta o la estupidez.